ANÁLISIS DE “STAR WARS: THE OLD REPUBLIC”

 

El universo Star Wars visto bajo los ojos de Bioware va tomando forma. En la Game Developers Conference 2010, celebrada la semana pasada, tuvimos la oportunidad de ponerle de nuevo las manos encima a The Old Republic para comprobar la evolución de su desarrollo. Nos enfundamos el traje de soldado de la República y pusimos manos a la obra para acabar con una revuelta separatista que amenazaba la paz de la galaxia. Todo ello en el lugar más sagrado para los amantes de la saga galáctica: los estudios Lucas Arts de San Francisco.

Hace sólo unos días, Eric Brown, presidente de Electronic Arts confirmaba que Star Wars: The Old Republic será el proyecto más caro y más largo de la historia de la compañía. Meristation quiso comprobarlo de primera mano y, aprovechando la Game Developers Conference (GDC), nos presentamos en los estudios Lucas Arts de San Francisco, un templo del entretenimiento disfrazado de oficina. Flanqueados por cuadros de Indiana Jones e imponentes destructores imperiales subimos impacientes a la cuarta planta del edificio, situado en el Parque del Presidio, junto al famoso puente Golden Gate. Allí Bioware, encargada del desarrollo del juego, está exprimiendo del universo creado por George Lucas para ofrecer a los fans de la saga una historia que no les decepcione y que no sea simplemente un pretexto para los combates, sino un hilo conductor que de sentido a esta faraónica aventura.

La compañía estadounidense espera que Star Wars: The Old Republic se convierta en aspirante al trono de los grandes MMO del mercado y compita en igualdad de condiciones con World of Warcraft, Warhammer o Age of Conan. Los responsables de Bioware y Lucas Arts nos aseguraron que será el videojuego con más líneas de diálogo creado en el mundo del entretenimiento. Cada una de las ocho razas que podremos elegir tendrá su propia línea argumental independiente, lo que según el productor Jake Neri “asegura cientos de horas de juego con cada una de ellas”. Según parece, cada personaje tendrá su propia historia que contar. Aparte de ello, cada protagonista de la historia principal, como aquellos NPC que nos encontremos, tendrá su propia y única voz, con la idea de sumergirnos aún más en la historia. Neri nos comentó que, aunque el juego se encuentra en “una fase temprana de desarrollo”, ya tienen grabados más diálogos “que en las seis temporadas completas de la serie Los Soprano”.

Tras la breve charla con los productores, llegó el momento de pasar  la acción. Por fin pudimos evaluar en que punto está el esperado The Old Republic en una demo privada en la que una cosa sí nos quedó clara: EA ha roto la hucha pero, por lo visto, el gasto está totalmente justificado. Nos pusimos en el pellejo de un soldado de infantería de la República que gracias a nuestra fulgurante e inmaculada carrera militar había sido seleccionado para entrar a formar parte del pelotón Havoc, el grupo de operaciones más temido y efectivo de la galaxia. Ha llegado el momento de demostrar nuestra valía. La República requiere nuestros servicios para acabar con un grupo separatista que ha emergido en el planeta Ord Mantell. Esta banda terrorista pretende hacer estallar una bomba ZR-57 de grandes dimensiones en un área habitada para provocar un masacre. Nuestra misión consistió en infiltrarnos en su base junto a nuestra compañera de escuadrón Wraith para inutilizar los generadores de potencia y acabar con la amenaza terrorista.

 

Como en toda acción de sabotaje, lo primero será colarnos en la base enemiga. En este sentido, podemos optar por una estrategia sigilosa más conservadora, evitando a los guardias de seguridad, o dar rienda suelta a los fuegos artificiales. Aprovechando que nuestro personaje, el Soldado de la Republica, se caracteriza por la potencia de fuego, nos decidimos por la segunda opción. Un soldado de élite nunca renuncia a un buen combate. Quizá la fuerza no nos acompañe, pero siempre nos quedará nuestro fiel fusil láser. El sistema intuitivo de combate nos permitió acabar con los primeros guardias sin demasiados problemas desde el principio, sobre todo en la media y la larga distancia.

El problema llega cuando alguno de los terroristas sobrepasa nuestra línea de fuego y se planta frente a nosotros. Si nos enrolamos como soldado de la República en el juego, deberemos evitar a toda costa los combates cuerpo a cuerpo. No serán nuestro fuerte. Lo mejor es salir por piernas y recuperar la distancia necesaria para volver a apretar el gatillo con garantías. Lo nuestro es la potencia de fuego, no las luchas con sable láser. La variedad de opciones en ataque de nuestro personaje nos permite afrontar cada enfrentamiento con garantías de éxito. Además del rifle láser, letal la media distancia, podemos optar por el lanzagranadas, fundamental para acabar con los enemigos que patrullan en grupo desde una distancia segura. Hacer diana no será difícil gracias a un cuidado sistema de point and shoot.

Cada raza cuenta con un número de movimientos personales, propios de su especie, que se deberán combinar para acabar con los enemigos. Dependerá totalmente de nosotros elegir la adecuada en cada momento. El sistema de combate es sencillo e intuitivo. Bastarán un par de pequeños enfrentamientos para tomarle el pulso. Cuenta una interfaz muy similar a la de muchos MMORPG. Usaremos el ratón para mover la cámara y seleccionar el objetivo, las teclas A, S, D y W para movernos, y los números para utilizar el ataque cuyo icono está asociado a un número concreto en la parte inferior de la pantalla. Otro de los aspectos novedosos de The Old Republic es que, junto a la misión principal, a lo largo de la incursión, se nos irán planteando retos paralelos que podremos aceptar o no. Además de para ganar nuevas recompensas, nuestras decisiones servirán para marcar el devenir futuro de nuestra propia historia.

Una vez que ya hemos amontonado un montón de cadáveres separatistas y engordado nuestro inventario registrando sus pertenencias, accedemos al interior de la base. El escenario es enorme y cuanta con varias alturas por lo que la exploración lleva bastante tiempo. Con la ayuda del mapa orientativo que nos ofrece el juego, encontraremos los elementos más importantes de cada nivel, así como los enemigos. Un punto amarillo nos señala nuestro objetivo, en este caso llegar hasta Wraith para ayudarla a desactivar los dichosos generadores. Conseguirlo será relativamente sencillo, pero en ese mismo instante empezará lo realmente difícil. Que interfiramos en sus planes no hará ninguna gracia a los separatistas, que nos acecharán sin descanso mientras cruzamos su base en busca de un ordenador sin el que no podremos localizar la bomba. La táctica de apunta, dispara y corre no será la más efectiva en este caso.

Además de nuestra incursión en la base de los terroristas separatistas, en nuestra visita a Lucas Arts también pudimos confirmar la existencia del planeta prisión Belsavis. Allí viven aislados los peores criminales de la Galaxia. Guerreros Sith, caballeros Jedi tentados por el lado oscuro de la fuerza y otros delincuentes poblarán un planeta que será probablemente el último sitio de la galaxia al que quieras viajar y  que, sin duda, te verás obligado a visitar.

A pesar de que, como hemos comentado antes, The Old Republic está al principio de su desarrollo y aún quedan numerosos aspectos por pulir antes de que vea la luz en la primavera de 2011, el apartado gráfico, nos dejó gratamente sorprendidos. Obviamente, las animaciones y los efectos no eran perfectos, pero mostraban un potencial más que prometedor. Además, los escenarios eran plenamente jugables y se mostraban bastante ricos en detalles, y los entornos y las localizaciones contaban, en general, con una imagen más que decente. El juego cuenta con un estilo personal que se acerca más a las series de animación de Star Wars que a las películas, pero que no decepcionará a los miles de seguidores de George Lucas.

Fuente: www.meristation.com

Anuncios

~ por starwarianos en 24 enero, 2011.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: